¿Cuántos días para crear un hábito?

Sesenta y un días, eso dicen los expertos. Con sesenta y un días de hacer algo repetitivamente se forma el hábito. Yo llevo seis, no siete y ya me estoy acostumbrando. Gracias a este arreglo tengo un montón de tiempo para trabajar y prepararme para las reuniones. Es muy fácil tomar recados para el. A excepción de los de su editor, siempre hablaba como un patán. Lucia marcaba un día sí y un día no, con información sobre la casa y detalles sobre el sobrino de Lucas. Al parecer el escritor prometió estar al tanto de un concurso al que se inscribió el pequeño. Varias veces ofrecí darle el número de mi Arwen para que trataran eso entre ellos. Pero al parecer Lucas encontró la manera de mandarle vídeos por correo al pequeño ideando una historia sobre qué estaba trabajando como agente secreto y lo mantenía bajo vigilancia. Anotar mensajes de su tour por Europa y detalles de entrevistas era fácil. La verdad es que hace dos días no me resistí y lo googlee. Me topé con su página de autor, bastante sencilla. Podría diseñarle algo mejor y más interactivo. Noté que escribe una o dos novelas de acción al año, hay todo un escándalo sobre su última historia en la que por fin el mujeriego espía de una de sus series encuentra a la horma de su zapato. Y después descubrí que Lucas usa un seudónimo para escribir novela romántica. Si he leído su trabajo, me gusta mucho. Pero eso no se lo voy a decir.

Ya va a ser hora de que me llame. Hemos llegado al acuerdo de que un día le toca marcarme a él y otro a mí. Yo soy muy puntual, es muy importante respetar los tiempos de los demás, él parece entenderlo pero no siempre lo logra. Espero que hoy sí sea puntual.

Y para no variar, no llama a la hora pactada, sino diez minutos más tarde.

— ¿Algún día serás puntual?
— Son solo diez minutos, Mireya.
— Eso es ser impuntual, ¿qué tal que tengo que estar en una junta?
— Estoy seguro que no pondrías nuestra llamada justo antes de una junta. Y también estoy seguro que si ese fuera el caso la detendrías solo para contestarme.
— Sueña. —respondí. No sé que le pasa a mi cerebro, eso sonó mucho a una entrada para que me diga que si sueña conmigo. Por favor que no lo haga. No sabría que decir…
— Voy a ignorar eso, solo porque no quiero que la mejor asistente que he tenido me renuncie.
— ¡No soy tu asistente! —. ¿!Qué le pasa?! Tal vez esto ya no es una buena idea. Y ahora ya no sé que decir o qué sentir. Si esto definitivamente debe detenerse.
— No te enojes. Anda, no me vayas a dejar colgado. Te tengo muchos mensajes y creo que una de tus clientas me está aventando los perros.
— ¡Ay, por dios! No seas tan arrogante. A ver pásame ya los mensajes.

Y así lo hizo, salvo los recados enojados del Señor Hernández, todo iba muy bien.

— Creo que el señor Hernández está enamorado de ti —comentó Lucas.
— ¿Pero qué barbaridad estás diciendo?
— Piénsalo, cuando habla contigo es todo amable y solícita verte y pasar tiempo contigo. Y en cuanto tiene que tratar con Ana o conmigo se enoja y se desespera. Hasta me ha preguntado cómo termine de secretaría de una mujer. Cosa que no me molestaría, por cierto.
— El señor Hernández es molesto aún conmigo. Le vamos a subir los costos a ver si nos deshacemos de él.
— Pues creo que se va a enojar y gritar, y al final los pagará, por ti.
— Lucas, por favor, deja de inventar historias de esas. Mejor guardatelas para tus libros.
— Bueno, bueno, alguien sabe sobre mis novelas románticas. Qué gusto. Pero, antes de que te enojes otra vez, mejor léeme mis recados.

De mala gana le leo su información. No entiendo cómo es tan fácil para el hacerme enojar. No debería molestarme. Ana y Margarita ya me habían dicho que el señor Hernández parecía sentir algo por mí. Pero oírlo de él, no sé, lo hace muy verdadero y no quiero pensar en ello.

— Es todo, supongo que Ana ya te paso la información del restaurante. En cinco días nos veremos para qué me regreses a mi bebé.
— Cinco días y terminamos nuestro rol de asistentes. ¿Mireya?
— ¿Dime?
— ¿Me vas a dejar de hablar?
— Y-este… yo…

Compártelo:
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *