Hablando conmigo

Hablando conmigo: Escribe el monólogo de una persona hablándose (no hablando acerca de sí misma)

Ja, como si esto no me pasara seguido… una vez me dijeron que las mentes brillantes lo hacen a menudo, pero pues ese era otro loco igual que yo que dialogaba consigo mismo 😛


Mi misma, ¿por qué no? Ahí tienes el dinero ahorrado. Vamos tu puedes. Pues sí, sí puedo, pero es muchísimo dinero por una computadora. No necesito todo eso. Aparte quisiera un iPad también. Bah, todo se puede. Mírala, que sexy sentada ahí esperándonos con su pantalla LED en alta definición. Tú sabes lo felices que nos haría esa pantalla. No es una comodidad, sino una necesidad. Pues si sería lindo ver las series en HD, también podría ser que el anime levantará más, ósea la imagen se vería mas clara… ¡Mira! ¡Mira! Tiene salida HDMI directo de la maquina, ¡¡¡¡tú sabes lo que eso significa!!!! Si, ya sé. Pero sabes lo que cuestan los cables de HDMI, aparte si no trae lector de Blue-ray no tiene caso. Pues que mesa eres, ¡claro que lo trae! Y mírala, es morada súper delgada, ocho gigas, no dos, no cuatro: ocho gigas de RAM. Callateeee, no ves que con eso sentiríamos que nos vuela el pelito mientras navegamos por la red. Cuatro palabras: quinientos gigas en disco. No. ¡Sí! ¡Cállate los ojos! Pero no, no, no, no, no. Son casi veinte mil pesos. Casi, el vendedor te diría que dieciocho no son veinte. No pues no son, pero y ¿el ahorro familiar? Cual familia, aparte ya te hace falta la otra se traba, no te deja jugar y ya no te sirve para conectarla a la tele, las tecnologías te están dejando atrás y eso no puede ser. Ok, ok. Creo que me estas convenciendo, pero solo si es de 12 o 14 pulgadas. Más no.

Señor, disculpe de cuanto es esta pantalla, no dice…

Jajaja, pues imaginen eso en mi cabeza cada que veo una laptop.

Compártelo:
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
http://www.megami.me/hablando-conmigo/
SHARE

2 thoughts on “Hablando conmigo

  1. Anonymous says:

    Jajaja ay amiga a mi también me pasa muy seguido y varias veces al día. Un ejemplo muy sencillo:
    Voy manejando en el carro y veo algo "lindo" y ahí empieza todo, exclamo ¡Qué lindo está! me encanto yo lo quiero, a lo mejor después me lo compro, pronto..pronto me lo compraré, es mío, mío, mío y empiezo a reirme y de pronto digo: A chis estoy hablando sola, jaja si estoy hablando sola, que chistosa me escucho, estaré loca, qué pasa contestandome, pero que tiene.. me gusta hablar sola y empiezo a reirme y otra vez digo ¡qué lindo! jaja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *